Imagen de cabecera
Imagen de cabecera
Imagen de cabecera
Imagen de cabecera
Imagen de cabecera
Imagen de cabecera
Imagen de cabecera

Actos y Cultos

Los cultos que la cofradía dedica hoy día a su titular están recogidos claramente en sus Reglas. Entre sus fines se recoge en primer lugar el de "Dar culto público y asiduo a Dios Nuestro Señor Jesucristo y a su Santísima Madre la Virgen María, representados en nuestra Sagrada Imagen".

Queda claro pues desde el principio que uno de los fines esenciales e irrenunciables de la cofradía es el de dar culto público a Dios y a la Virgen María.

En realidad, los ejercicios de piedad (ya que no son otra cosa los Quinarios, Triduos y demás) tenían antiguamente un sentido de preparación, durante el cual mediante el Sermón, único medio de la Iglesia para transmitir sus mensajes evangélicos en aquellos tiempos, y mediante la meditación de los misterios de la Pasión, se invitaba al cofrade a una conversión, que culminaría recibiendo los Sacramentos del Perdón y de la Eucaristía.

Cierto es también que la práctica de la comunión frecuente es muy moderna, siendo en siglos pasados ésta una práctica más bien excepcional debido entre otras cosas al estricto ayuno eucarístico que había que guardar para comulgar (desde la medianoche anterior), lo cual no favorecía esta práctica y forzaba por añadidura la inexistencia de misa vespertina. Pío XII en 1953 mitigó el ayuno, que pasó primero tres horas y posteriormente a una hora antes (CDC 919).

El hecho de celebrar en el mismo acto el rezo del Santo Rosario, el ejercicio del Septenario y la Santa Misa con el Sermón y a veces la bendición con el Santísimo prolongan en demasía la duración de algunos cultos, confundiendo la larga duración con la solemnidad, cuando más bien puede caerse en pesadez o aburrimiento. Es claro que la calidad del culto no depende del tiempo sino de la intensidad y participación de los fieles.

Nuestra cofradía mantiene la tradición bicentenaria del traslado penitencial a la Insigne Basílica de Santa María, en la tarde del Miércoles Santo para participar, posteriormente, en la tarde del Viernes Santo, en la procesión General de Cofradías y Santo Entierro.

Se sabe al menos desde 1581 de la existencia de esta procesión en nuestra ciudad, en la que participaban: un Cristo amarrado a la Columna, un Ecce Hommo, un Nazareno, un crucificado y la cerraba la Santísima Virgen de la Soledad, nuestra titular, la Dolorosa.

La Coronación Canónica

"…Virgen y Madre de Dios, donde Vos queráis andar, os iremos a acompañar." Con esta referencia al Drama Asuncionista del Ilicitano Misterio de Elche, nos exhortaba Monseñor Amigo Vallejo, en su pregón, a acompañar a la Virgen de los Dolores a su Pontifical de Coronación Canónica, que se celebraría "…en la Antigua e Ilustre Ciudad de Elche el 21 de abril del año del Señor de 2012, en las vísperas del III Domingo de Pascua y en la Plaça de Baix…"

El catorce de abril, se inició con una visita por parte del Cardenal Amigo al Albergue de Caritas Interparroquial de Elche, destino de la Corona Social de la Virgen. Monseñor quería conocer y rezar unos instantes con los voluntarios de Caritas, y así lo hicimos. En esta visita, nos regaló unas bellas palabras, que calaron en lo más hondo de los corazones de estos voluntarios, "…ustedes no son voluntarios, son las manos de Cristo…"

Tras la celebración de la Eucaristía y el citado Pregón, pudimos escuchar el Himno de la Coronación Canónica de Nuestra Señora de los Dolores, magníficamente interpretado por la Jove Orquestra Ciutat d’Elx y el Coro de los Dolores, bajo la dirección de su compositora Gemma Teresa Quirant Asencio.

De esta manera daba inicio una semana de fiesta en torno a la Santísima Virgen de los Dolores, la Dolorosa Ilicitana, que en palabras del Cardenal Amigo, "…recibirá la Corona porque, Cristo, su hijo, llevo Corona de Espinas para que su bendita Madre de los Dolores pudiera para siempre llevarla de flores…" y de esta manera estuvo expuesta en besamanos los siete días que manda la antigua tradición en las Coronaciones Canónicas.

Una semana en la que multitud de devotos y fieles de la veneradísima Señora de los Dolores, se acercaron a besar sus manos, a rezarle, o simplemente a contemplarla radiante, con su corona de flores en espera de la Presea de nueva factura realizada en los Sevillanos talleres de los Hermanos Delgado. Labrada en plata, con la más pura inspiración dieciochesca, como mandan los cánones, pero imprimiéndole ese toque ilicitano, que la hace única y exclusiva de la imagen a la que iba a ser impuesta. Los orfebres impregnaron esta joya del sentimiento que respiraron en sus visitas a nuestra ciudad, y las de los miembros de nuestra cofradía a sus talleres, logrando imprimarla de la más pura personalidad de los más de cuatrocientos años de presencia de esta imagen en nuestra ciudad.

El día previo a la pontifical se iniciaba el Triduo de la Coronación Canónica. Precedida por la Misa de Vísperas, vendría el nombramiento de Testigos y Padrinos, así como un más que merecido reconocimiento por parte de la Cofradía a la Comisión de la Coronación, formada por D. José Vicente Bonete, como Comisario para la Coronación, D. Héctor Cámara, ponente de la Corona Histórica, D. José Manuel Sabuco, Ponente de la Corona Social y D. Juan Molina, Ponente de Formación.

Tras ellos se fueron nombrando uno a uno a los testigos de la Coronación, Dña. María Teresa Pérez, Vicerrectora de la Universidad Miguel Hernández, Don Fernando Jaén, presidente de Gestora de Festejos Populares, Don José Soler, Jefe del Parque Comarcal de Bomberos, Don Antonio Amorós, Intendente Jefe del Cuerpo Local de Policía, todos ellos en representación de sus entidades, cofrades de honor de la Cofradía de la Virgen de los Dolores. Les acompañaron también como testigos, Dña. María del Carmen Pérez, Decana del Ilustre Colegio de Abogados de Elche, Don Joaquín Sempere, Presidente de Cáritas Elche y Don José Luis Sirvent, miembro del Rotary Club Elche.

A continuación fueron investidos los Padrinos y Madrinas del acto:
Excelentísima Sra. Dña. Mercedes Alonso, Alcaldesa de Elche.
Don Francisco Sánchez, Hermano Mayor de la Cofradía entre los años 1984 y 2011.
Dña. Trinidad Pomares, Camarera Mayor de la Virgen de los Dolores.
Don Javier Hernández, Coordinador de Caritas Parroquial del Salvador.

En representación, ellos cuatro, de las instituciones encargadas durante siglos de la transmisión y perdurabilidad de la devoción a la Santísima Virgen de los Dolores. Ayuntamiento de Elche, Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores, Camareras de la Virgen de los Dolores y Parroquia de El Salvador.

En este mismo acto se impuso a la imagen de la Virgen la Medalla de Oro de la Cofradía de la que es titular, de reciente instauración y que en el año 2012 la Junta de Gobierno de la Cofradía acordó conceder a su Amantísima Titular en el año de su Coronación Canónica.

El acto se cerraba, con la concesión por parte de la Junta de Gobierno Local, y a solicitud de la Excelentísima Señora Alcaldesa, Dña. Mercedes Alonso, de la Insignia de la Ciudad de Elche, que ella misma impuso a la imagen con motivo de su Coronación.

El veintiuno de abril, amanecía con una Plaça de Baix completamente engalanada para tan singular acto. El altar, preparado espléndidamente por el equipo de priostía de nuestra cofradía, era digno de la celebración que en él iba a acontecer, una Misa de Pontifical para la Coronación Canónica de una imagen de la Virgen María.

Desde primeras horas de la tarde, e incluso desde mediodía, ya se ocupaban sillas en la plaza, padres que reservaban asiento a sus familias, hijos que les traían un bocadillo y agua para aguantar el sol de justicia que nos acompañó en esta mañana.

Y por fin, a las seis de la tarde, se abrían las puertas de la Iglesia Parroquial de El Salvador. La comitiva Eucarística iba compuesta por la Cruz Parroquial, el Estandarte del cuerpo de nazarenos, el último tramo de nazarenos, Simpecado, Corona portada por monaguillos de la parroquia, Padrinos y testigos, orfebres y comisión, Junta de Gobierno y damas acompañantes, cuerpo de acólitos, y la Santísima Virgen de los Dolores en su paso procesional portada por sus Pilares, hombres que durante siglos han llevado a la Virgen a hombros cada viernes santo y que en esta ocasión la llevaban en volandas, hacia su Coronación Canónica. La comitiva la cerraba el clero de nuestra ciudad presidido por el Ilustrísimo y Reverendísimo Monseñor D. Rafael Palmero Ramos, Obispo de la Diócesis de Orihuela Alicante, al que flanqueaban el Ilustre Sr D. Francisco Conesa, Vicario General de la Diócesis y el Ilustre Sr D. Vicente Martínez, Vicario Episcopal del Baix Vinalopó. Tras ellos la Corporación Municipal encabezada por la Excelentísima Señora Alcaldesa.

La aparición de la imagen de la Virgen, por el arco del Ayuntamiento, fue especialmente emotiva, a los sones de Salve Regina Princesa, pieza del Misterio de Elche, interpretada por la Capella del Misteri d’Elx.

Una vez colocado el paso con la Santísima Virgen en su lugar, se inició la Pontifical seguida con silencio y gran fervor por los ilicitanos que se congregaron para la misma. Más de tres mil personas, según fuentes oficiales, que abarrotaron las mil quinientas sillas habilitadas para el acto, y que muchos siguieron de pie.

Llegado el momento de la Homilía, comenzó el Rito en sí de la Coronación. Tras la alocución de Don Rafael, éste procedió a ascender al paso, donde recibió la presea de manos del comisario y la deposito sobre las sienes de la Señora.

Aplausos, himno nacional y cohetería se fusionaron con el oropel y los vivas del público reunido rompieron por unos segundos el clima de recogimiento, pero era comprensible, ¡Nuestra Señora de los Dolores había sido Coronada! Alguna lagrima resbaló por las mejillas, miradas de satisfacción en las caras de los presentes y un espontáneo… ¡Viva la Virgen de los Dolores!, al que toda la plaza respondió unánimemente.

¡La Dolorosa Ilicitana había sido Coronada!

Como marca la tradición, al finalizar la Pontifical se inició una procesión de gloria que llevó a la Virgen hasta la Insigne Basílica de Santa María, donde la Cofradía quiso rendir honores a la otra imagen coronada canónicamente. Ese portento en porte y distinción, “La Excelsa Señora, la Virgen de la Asunción”.

Participaron en esta magna procesión los estandartes y banderas de todas las cofradías y hermandades ilicitanas, con sus juntas de gobierno. También nos acompañaron asociaciones civiles y religiosas de la ciudad, Sociedad Venida de la Virgen, Patronato del Misteri d’Elx, Mayordomía del Corpus Chisti, Consejo Rector de la Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de Elche, Junta de Gobierno de las Cofradías de la Soledad de Monóvar, Dolorosa de Crevillente, Hermandad de Humildad y Paciencia de Alicante, y así un sinfín de instituciones que quisieron acompañar a la Virgen en el día de su coronación.

Imagen del momento de la Coronacion

Imagenes

Boceto de la corona
Cardenal Amigo al inicio de la misa del pregon de la coronacion
Cardenal Amigo oficiando
Pregon del Cardenal Amigo
Imposicion del hermano mayor a la Virgen
Imposicion de la alcaldesa a la Virgen
La Virgen con las medallas
Autoridades en el pregon
Plaza del Ayuntamiento en el dia de la coronacion
Obispo purificando a la Virgen de los Dolores
Clero en el dia de la Coronacion Canonica
Obispo purificando a todos los presentes en la coronacion
Camareras con la Virgen Coronada
Pilares con la Virgen Coronada por primera vez
Pilares del Nazareno
Pilares de Reconciliacion y Mater
Las dos Patronas cara a cara
La Virgen Coronada pasando el arco del Ayuntamiento
Expediente de solicitud de la coronacion

Adhesiones

Ayuntamiento de Elche
Monasterio del Espíritu Santo M. M. Carmelitas Descalzas (Elche)
Monasterio Santa Clara - Hermanas Clarisas (Elche)
Parroquia Sagrado Corazón de Jesús (Elche)
Parroquia Nuestra Señora de los Desamaparados (Elche)
Parroquia San Agatangelo (Elche)
Parroquia San Antonio Abad (Elche)
Parroquia San Francisco de Asis (Elche)
Parroquia San Juan (Elche)
Basílica Menor de Santa Marí de Elche
Parroquia Nuestra Señora del Carmen (Elche)
Cofradia Nuestra Señora de los Dolores (Elche)
Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de Semana Santa (Elche)
Venerable y Sacramental Mayordomía del Santísimo Corpus Christi (Elche)
Sociedad Venida de la Virgen (Elche)
Patronat del Misteri D'Elx
Junta Mayor de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de Alicante
Junta Mayor de Cofradías, Hermandades y Mayordomías de Semana Santa (Orihuela)
Cofradía Virgen de los Dolores (Crevillente)
Cofradía de Nuestra Señora de la Soledad (Monóvar)
Hermandad del Stmo. Cristo Crucificado y María Stma. de la Esperanza de Monóvar
Hermandad de la Entrada de Jesús Triunfante en Jerusalén (Monóvar)
Pontificia y Real Cofradía y Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad y Descendimiento del Señor (Granada)
Real Cofradía de Nuestra Señora de los Dolores de Granada
Cofradía del Santo Entierro y Ntra. Sra. de los Dolores (Oviedo)
Fervorosa Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo del Desamparo y Abandono, y Nuestra Señora de los Dolores (Cerro del Águila de Sevilla)
CAM - Caja Mediterráneo
Cáritas Interparroquial de Elche
Colegio Santa María. Hijas de Jesús (Elche)
Colegio Salesianos (Elche)
Asociación Belenistas de Elche
Asociación Cultural Casa de Andalucía de Elche
Elche C.F. SAD
Fundación Manuel Peláez Castillo
Fundación Pascual Ros Aguilar
Fundación Universitaria de Investigación La Alcudia
Grupo Cultural Ilicità
Gestora de Festejos Populares de Elche
Grupo Antón Comunicación
Grupo Cultural Jerusalem
Ilustre Colegio de Abogados de Elche
Mutua Ilicitana MAZ
ONCE
Partido Popular de Elche
Policía Local de Elche
Policía Nacional de Elche
Radio Elche - Cadena SER
Radio Expres - Cadena COPE
Real Órden de la Dama de Elche
Riegos de Levante
RLC - Radio las Cofradías
Asociación Amigos de San Crispín (Elche)
Congregación de San Pascual (Elche)
Teleelx
Universidad Cardenal Herrera - CEU (Elche)
Universidad Miguel Hernández - UMH (Elche)
Cofradía del Cristo Resucitado de Elche
Cofradía de La Caída de Ntro. Padre Jesús y María Stma. del Rosario en sus Misterios Dolorosos (Elche)
Fervorosa, Penitencial y Carmelitana Hermandad y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Lanzada del Santísimo Cristo de las Penas y Dulce Nombre de María Santísima (Elche)
Hermandad Santa María Magdalena, Santísimo Cristo de la Agonía y Marí Santísima de la Amargura (Elche)
Hermandad de Nazarenos de Nuestra Señora de la Merced y Nuestro Padre Jesús de Pasión (Elche)
Hermandad de la Oración del Calvario (Elche)
Cofradía Oración en el Huerto (Elche)
Cofradía María Santísima de la Palma (Elche)
Fervorosa Hermandad de Nazarenos de la Flagelación y Gloria de Elche
Cofradía Santísimo Cristo del Perdón (Elche)
Cofradía del Descendimiento de la Cruz en el Monte Calvario y Nuestra Amantísima Madre, María Santísima de la Piedad, Traspasada de Dolor en su Quinta Angustía (Elche)
Cofradía y Hermandad de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia en su Prendimiento y María Santísima de la Paz (Elche)
Cofradía del Santísimo Cristo de la Misericordia - Procesión del Silencio (Elche)
Hermandad de Caballeros del Santo Sepulcro (Elche)
Cofradía ECCE-HOMO (Elche)
Cofradía El Lavatorio (Elche)
Hermandad Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y María Santísima de la Estrella (Elche)
Hermandad de la Santa Cena (Elche)
Cofradía Santísima Sangre de Cristo (Elche)
Fervorosa y Venerable Hermandad María Santísima del Mayor Dolor y San Juan Evangelista (Elche)
Cofradía Negación de San Pedro - Pas del Gall (Elche)
Cofradía de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Elche
Cofradía Nuestro Padre Jesús Rescatado (Elche)
Cofradía de la Conversión de la Mujer Samaritana por Nuestro Señor
Hermandad del Santísimo Cristo del Amor (Elche)
Cofradía del Santísimo Cristo de Zalamea de Elche
Penitencial Hermandad del Santísimo Cristo de la Reconciliación y Nuestra Santísima Mater Desolata

Bicentenario

Imagen del cartel del Bicentenario
Imagen del cartel del Bicentenario

Del Salvador a Santa María, doscientos años acompañando a la Mare de Déu dels Bombes.

El sábado a las doce horas y treinta minutos de una soleada mañana de invierno, se inauguraba por parte de D. Alejandro Soler Mur, Excelentísimo Alcalde de nuestra Ciudad y Presidente de Honor del Bicentenario 1810, acompañado por el Hermano Mayor D. Francisco Sánchez Ferre y el Comisario del Bicentenario D. Francisco Javier Guilabert de Haro, la Exposición extraordinaria celebrada en la Llotja Medieval de l'Ajuntament d’Elx.

En esta exposición pudieron contemplarse, entre otros, el Manto Procesional de María Santísima recién restaurado en Sevilla, una antigua saya y manto, que databan del siglo XIX, la diadema del mismo siglo que luce la virgen los viernes santos, la cruz parroquial, los dolores representados en dioramas realizados por los Belenistas de Elche, el Guió, el auténtico, con trajes de trencaor del siglo XIX , etc...

Fué un éxito de público y de crítica todo ello gracias a la labor de un equipo de personas dirigidas por José Vicente Bonete, José Manuel Sabuco y Hèctor Càmara, artífices de esta magnífica exposición.

Concierto Extraordinario

El domingo veintiuno de marzo, a las doce horas de una lluviosa mañana, se abrían las puertas del Gran Teatro, las localidades pronto se vieron completadas, colgando el cartel de no hay entradas.

Mientras el público se acomodaba, las bandas de la samaritana y la flagelación, de Elche y Guardamar respectivamente, intentaban realizar el pasacalles previsto por las calles del raval y el Salvador, pero la lluvia truncó este propósito, quedando en un breve pasacalles por la Glorieta y la calle Olivereta.

Puntual se abría el telón para la Banda de La Samaritana, que interpretó las cuatro marchas previstas en programa.

En el intermedio se realizaron las entregas de recuerdos y distinciones a las entidades colaboradoras.

En la segunda parte era la Banda de la Fla, la encargada de interpretar las marchas previstas, pero fué al finalizar el repertorio oficial cuando ocurrió algo que no estaba previsto, las dos Bandas unidas sobre el escenario interpretando una única marcha, más de cien músicos.

IMPRESIONANTE.

Septenario

Imagen del Septenario de 1896

Otro de los actos que celebra la Cofradía es el Septenario en honor a La Virgen de Los Dolores. Es ésta la actividad más destacada que organiza esta Penitencial Cofradía, se celebra como culminación de la Cuaresma y como preludio de la Semana Santa, ya que finaliza precisamente el viernes de Dolor, el anterior al Viernes Santo. El prelado de nuestra Diócesis concedía 50 días de indulgencia por cada día de asistencia al septenario. (Anexo 3)

Los Siete Dolores de María:

La profecía de Simeón (Lc 2, 22-35)
La persecución de Herodes y la huida a Egipto (Mt 2, 13-15)
Jesús perdido en el Templo (Lc. 2, 41-50)
María encuentra a Jesús con la cruz (Vía Crucis, 4ª estación)
Crucifixión y muerte de Cristo (Jn 19, 16-30)
María recibe a Jesús de la cruz (Mc 15, 42-46)
La sepultura de Jesús (Jn 19, 38-42)
Desde el sábado anterior al Viernes de Dolores tiene lugar el Septenario en la iglesia de El Salvador, donde se celebra una misa con predicación y se recuerda el sufrimiento de la Virgen con el canto de los Dolores.

La primera noticia que tenemos es de 1785, cuando el maestro de la capilla de Santa María se quejó de la participación de algunos miembros en el Septenario de aquel año sin permiso.

Durante los siete días de duración del Septenario, la imagen de la Virgen de los Dolores permanece expuesta en el altar mayor de El Salvador y es costumbre que la predicación la realice un sacerdote, invitado para tal efecto. El acto es cantado por una coral de voces mixtas, acompañados por una orquesta de cuerda.

Imagen del Septenario

Miércoles Santo

El traslado del Miércoles Santo tiene como función acompañar la Mare de Déu de les Bombes desde la Iglesia de El Salvador hasta la Basílica de Santa María para que participe en la Santo Entierro del Viernes Santo.

Además de la tripleta con el guion negro y los nazarenos de la cofradía, cientos de fieles acompañan con cirios a su Virgen.

Al llegar a la Corredora las campanas de Santa María voltean saludando la imagen que se acerca a la iglesia que la acogerá dos días.

Dentro ya de Santa María, la Virgen ocupa el lugar que marca la tradición y el simbolismo de los templos, la banda este del crucero sur, donde antiguamente se montaba el Monumento del Jueves Santo.

En años de especial recordatorio tiene lugar en la plaza del Congreso Eucarístico un encuentro con el Nazareno (1950, 1951, 1998, 2001 y 2010).

Imagen del Miercoles Santo

Viernes Santo

Imagen del acto de la Trenca del Guio

La Semana Santa ilicitana, como es tradición en muchos pueblos valencianos, tiene en la procesión de viernes Santo el acto central. Cuando en 1785 el obispo Tormo mandó que esta procesión saliera desde Santa María, donde se encontraban las imágenes que participaban desde hacía seis años, la Virgen de la Soledad, que se veneraba en El Salvador, debía trasladarse hasta Santa María. En 1810 el Ayuntamiento decidió que este traslado se oficializara y tuviera lugar a partir de aquel momento el Miércoles Santo. Cuando a mediados del siglo XIX se crearon nuevos pasos y todos no podían ser trasladados el mismo día, se empezó a hacerlo también otros días de la Semana Santa.

La procesión de viernes Santo estaba organizada originariamente por la Cofradía de la Sangre de Cristo, creada en 1581. En esta institución piadosa participaban los diferentes gremios de la población, que sacaban en procesión alguna de las figuras que se veneraban en la capilla del hospital de la caridad. Los nobles eran los encargados de llevar la imagen de la Virgen de la Soledad, su patrona, que cerraba la procesión. Con la creación de nuevos pasos a lo largo del siglo XIX, esta procesión se fué alargando hasta como la conocemos en la actualidad, pero no se cambió la estructura, ya definida según el orden de la historia sagrada desde 1780.

Al llegar la Virgen de los Dolores a la plaza de Baix tiene lugar la Trencà del guió. No se conoce el origen de esta tradición, que antiguamente se celebraba en la plaza de la Merced y en la que, después de unas reverencias de los estandartes de los diferentes pasos, un noble rompía un guion negro ante la Virgen. La descripción más antigua nos la da José M. Ruíz de Lope en 1864, aunque hay noticia del estandarte negro que acompañaba la imagen de la Soledad desde el siglo XVIII. En palabras de J. Castaño: «este homenaje quizá estuviera relacionado con antiguas ceremonias de vasallaje a los nobles ya que eran éstos los que ostentaban la titularidad del trono de la Soledad. Y era esta clase nobiliaria la que, en nombre de todos, rompía el guion negro». En la actualidad, si el guion se rompe después de ondearlo tres veces, se considera que será un buen año para la población.

Cuando llega la Virgen a Santa María se organiza el retorno a El Salvador. La tradición explica que la imagen no puede dormir aquella noche en la iglesia que la ha acogido porque, si no, se deberá quedar para siempre. Es probable que esto tenga que ver con la negativa de los nobles a trasladar su patrona a Santa María en 1779. El paso sale por la puerta del órgano y se dirige, acompañada de sus devotos, a la iglesia de El Salvador, donde permanecerá hasta el año que viene.

Imagen del Viernes Santo

Dolores Gloriosos

Imagen del Rosario de la Aurora

En la Edad Media había una devoción popular por los cinco gozos de la Virgen Madre, y por la misma época se complementó esa devoción con otra fiesta en honor a sus cinco dolores durante la Pasión. Más adelante, las penas de la Virgen María aumentaron a siete, y no sólo comprendieron su marcha hacia el Calvario, sino su vida entera. A los frailes servitas, que desde su fundación tuvieron particular devoción por los sufrimientos de María, se les autorizó para que celebraran una festividad en memoria de los Siete Dolores, el tercer domingo de setiembre de todos los años.

La liturgia de la celebración de los Dolores de la Virgen es de origen Alemán. En 1423 el arzobispo de Colonia, Teodorico de Neurs la instituye para reparar las burlas que los herejes hacían a las imágenes de la Virgen Dolorosa y en 1727 el Papa Benedicto XIII la propago a toda la Iglesia. El hecho de que se celebre el 15 de septiembre se debió a que desde 1688 los religiosos Servitas celebraron en esa fecha la fiesta de los dolores de la Virgen, fiesta que PIO VII extendió a toda la cristiandad en 1814. Para lealmente a estas celebraciones, se desarrollaba en España el culto especial a "La Dolorosa", en torno a los "Pasos de Semana Santa". Entre las renovaciones litúrgicas promovidas por el Concilio Vaticano II, se estableció que se suspendieran las festividades duplicadas a lo largo del año. Como, la festividad de Virgen de los Dolores, hasta entonces se celebraba el 8 días antes del viernes Santo y e 15 de septiembre se suspendió el viernes de Dolor y quedo el 15 de septiembre como única fecha de conmemoración.

En el mes de septiembre, la Cofradía celebra la llamada Festividad de Nuestra Señora de los Dolores o Dolores Gloriosos, siendo su día central el 15 de septiembre día instituido por Pío VII para su celebración.

Las celebraciones constan de un besamanos, el sábado siguiente al día 15, y un Rosario de la Aurora, el domingo siguiente a la festividad del 15, realizándose éste al romper el día, saliendo nuestra señora en procesión por las calles de la parroquia.

Especialmente emotivo este día es el canto de la Salve a la entrada de María Santísima al templo.

Imagen del besamanos en la festividad de la Virgen

Viernes de Dolores

El Viernes de Dolores o Viernes de Pasión, es el viernes anterior al Domingo de Ramos, comprendido dentro de la última semana de la Cuaresma, conocida por la Iglesia como Semana de Pasión. En algunas regiones es considerado como el inicio de la Semana Santa o Semana Mayor, al iniciarse en éste las procesiones.

Los católicos manifiestan su fervor religioso en la celebración de los Dolores de Nuestra Señora, incluyendo por ejemplo en la liturgia de la Misa la secuencia del Stabat Mater.

En algunos lugares se le denomina Viernes de Concilio, el cual es tomado como día de ayuno y abstinencia, quedando proscrito el consumo de carnes.

Esta antigua celebración mariana tuvo mucho arraigo en toda Europa y América, y aún hoy muchas de las devociones de la Santísima Virgen del tiempo de Semana Santa, tienen su día festivo o principal durante el Viernes de Dolores, que conmemora los sufrimientos de la Madre de Cristo durante la Semana Santa.

El Concilio Vaticano II consideró, dentro de las diversas modificaciones al calendario litúrgico, suprimir las fiestas consideradas "duplicadas", esto es, que se celebren dos veces en un mismo año; por ello la fiesta primigenia de los Dolores de Nuestra Señora el viernes antes del Domingo de Ramos fue suprimida, siendo reemplazada por la moderna fiesta de Nuestra Señora de los Dolores el 15 de septiembre.

A pesar de ello, la Santa Sede contempla que, en los lugares donde se halle fervorosamente fecunda la devoción a los Dolores de María, este día puede celebrarse sin ningún inconveniente con todas las prerrogativas que le son propias.

Para nuestra cofradía es el último día del Septenario a nuestra titular y se vive con especial recogimiento y devoción.

Imagen del Viernes de Dolores